El picudo rayado, Metamasius hemipterus sericeus

De Wikinsecta

Contenido

El picudo rayado, Metamasius hemipterus sericeus (Olivier)

Alex Enrique Bustillo Pardey
Ing. Agr., Entomólogo I, Cenicaña, Programa de Variedades, Área de Entomología, Florida, Valle del Cauca, Colombia, correo–e: aebustillo@cenicana.org


El picudo rayado, Metamasius hemipterus sericeus (Olivier) (Coleoptera: Dryophthoridae: Rhynchophorinae), infesta los tallos de caña atraído por la fermentación debida a cortes o heridas, ó ataques de otros insectos barrenadores, por lo tanto su infestación se puede dar en los trozos de caña para semilla, en los tocones que quedan después del corte a la cosecha, cuando se quiebran los tallos al volcarse o en orificios de salida de otros insectos como el barrenador de los tallos (Gómez y Lastra, 1995).

Con frecuencia los ataques de M. h. sericeus se encuentran asociados con el picudo negro, Rhynchophorus palmarum L. En algunas regiones de América tropical, M. h. sericeus se considera plaga de mayor importancia económica que R. palmarum, en el valle del río Cauca en Colombia, la prevalencia de una especie sobre la otra varía de acuerdo a la zona y la época del año (Gómez y Lastra, 1995).

Distribución geográfica

M. h. sericeus, está presente en el sur de la Florida, Estados Unidos y en países de Centro y Suramérica, así como en las Indias Occidentales.

Hospederos

Este picudo se registra a nivel mundial en caña de azúcar, pero tiene preferencia por cultivos de plátano y banano, palma de aceite y palma de coco. También ocurre ocasionalmente en cultivos como piña, mango, papaya, maíz y en muchas palmas ornamentales como Phoenix canariensis, Ptychosperma macarthurii, Ravenia rivularis, Roystonia regia, Hyophorbe verschaffeltii y Washingtonia robusta (Weissling y Giblin-Davis, 2010; Peña et al., 1995).

En Colombia se ha encontrado atacando cultivos de plátano, banano, maíz, sorgo, piña, palma de aceite, palmito, cocotero y caña de azúcar (Posada, 1989; Gallego y Vélez, 1992; Gómez y Lastra, 1995).

Descripción y biología

Huevo. Los huevos son oblongos y miden 1.3 mm en longitud y 0.4 mm de ancho. Los huevos los deposita la hembra del picudo en los tejidos en descomposición, heridas, ó en los daños hechos por otros insectos. Los huevos son alargados de 3 mm de largo por 1 mm de ancho, lisos y de color blanco cremoso. Bajo condiciones de laboratorio (27°C), una hembra coloca en promedio 52 huevos, el tiempo de oviposición es de 59 días y el periodo de preoviposición toma 27 días. La larva emerge del huevo al cabo de 4 a 6 días (Wessling et al., 2003; Weissling y Giblin-Davis, 2010).

Larva. Las larvas pasan por tres instares, son apodas de color blanco cremoso, en forma de C, con la cabeza marrón oscura. y mandíbulas negras. Miden de 15 a 20 mm y el periodo larval demora entre 45 y 70 días.

Pupa. La pupa es exarata, inicialmente blanca y posteriormente adquiere tonos pardos en los ojos y en el pico; se envuelve en un capullo grueso de fibras cerca al suelo. Las pupas se transforman en adultos los cuales pueden romper el capullo o permanecer en él hasta que las condiciones para su emergencia le sean favorables, lo cual ocurre en épocas lluviosas. Este estado puede durar entre 20 a 30 días.

Adulto. Los adultos de M. h. sericeus, varían en color de un rojo a naranja y negro. El patrón de la coloración a lo largo del tórax y los élitros es variable, generalmente tiene tres manchas ó rayas negras, una central que lo atraviesa y dos paralelas a lado y lado, pero de menor longitud. Posee además dos bandas negras bordeando el tórax. El fémur es rojo ó rojo con negro. La longitud de los adultos desde la punta del rostro hasta la parte terminal del pigidio varía entre 9 y 14 mm (Weissling y Giblin-Davis, 2010).

Los machos generalmente se encuentran congregados debajo de las vainas. Las hembras de estos insectos ovipositan en el material vegetativo que se corta para siembra y permanece a la intemperie por algún tiempo. De esta forma, los trozos se siembran infestados y los insectos destruyen gran parte de la semilla, debilitando los brotes en formación. El adulto vive entre 45 y 70 días. El ciclo de vida de este insecto de huevo a emergencia del adulto del suelo, puede tomar entre 6 a 8 meses. El tiempo generacional se estima en 63 días.

El macho de M. h. sericeus, produce una feromona de agregación y ambos sexos son atraídos a aromas producidos por la planta en fermentación (Cerda et al., 1996, Pérez et al., 1997), herramientas útiles en programas de manejo de esta plaga.

Daño e impacto económico

M. h. sericeus, es una plaga secundaria de la caña de azúcar, las larvas se alimentan de tejido muerto y a veces perforan tallos sanos causando un daño significativo a la planta. El daño principal lo hacen a la semilla vegetativa (Weissling y Giblin-Davis, 2010).

Daños a la semilla. Las hembras ovipositan en las cañas que se cortan para la siembra y que permanecen en el campo a la intemperie por algún tiempo. Al sembrar la semilla infestada, los gorgojos destruyen gran parte de esta, debilitando los brotes en formación. La semilla infestada por estos picudos al germinar produce un menor número de brotes que la semilla sana. Al desenterrarla se encuentran galerías llenas de residuos de fibra.

Daño como barrenador. M. h. sericeus puede atacar también cañas que han sido perforadas por otros insectos o dañadas por agentes mecánicos. En tallos en pie o en las cepas con tocones largos, las galerías se vuelven rojas (muermo rojo) como resultado de la presencia del hongo Colletotrichum falcatum. Esto se traduce en perdidas en el contenido de los jugos y destrucción de los tejidos, con el daño progresivo se puede presentar volcamiento de la caña (Vergara, 1999).

Efecto en la producción. Existen altas correlaciones entre el número de días que la semilla permanece expuesta en el campo antes de la siembra y el porcentaje de infestación y número de larvas halladas dentro de las semillas. Se observó que una semilla de caña expuesta durante 7 días en un cañaveral, dio origen a una población de 30 larvas del picudo rayado en 10 m de surco. Sin embargo, las yemas de los trozos infestados germinan en forma aparentemente normal, y sólo 4 meses después se observa una reducción en la población de tallos. A los 6 meses de edad del cultivo, este efecto desaparece y al momento de la cosecha no se detectan disminuciones en el tonelaje ni en la producción de azúcar (Lastra y Gómez, 1984).

Manejo de poblaciones.

Se ha demostrado que la cosecha en verde incrementa sus poblaciones debido a la acumulación de residuos en el suelo donde las larvas pueden desarrollarse (Lastra y Gómez, 2006).

Control cultural. Se debe prevenir las infestaciones, evitando usar semilla vegetativa infestada para la siembra, cortar la caña a ras del suelo en la cosecha, no dejar caña cortada en el campo por mucho tiempo, sacar del lote los residuos de cosecha y desinfectar la semilla con tratamientos químicos. El tratamiento de la semilla por inmersión en agua caliente a 52°C por 10 minutos seguida por una nueva inmersión por dos horas el día siguiente, es un tratamiento eficiente (Lastra y Gómez, 1984).

Control etológico. Para reducir la población de picudos, cuando se detecta una alta infestación, se emplean con éxito trampas construidas con guaduas que contienen caña en fermentación (Raigosa, 1974). El control se lleva a cabo mediante la captura de adultos en estas trampas de guadua, cebadas con caña machacada fermentada. Se cortan trozos de guadua en forma longitudinal, se les hacen perforaciones a los lados y se llenan de caña madura macerada; periódicamente se retiran los picudos atrapados y se matan introduciéndolos en una lata con aceite quemado.

Control biológico. El uso de entomopatógenos es promisorio como medio de manejar las poblaciones del picudo rayado. Los hongos entomopatógenos Beauveria bassiana (Balsamo) Vuillemin y Metarhizium anisopliae (Metchnikoff) Sorokin, se han encontrado atacando este picudo en forma natural en Colombia (Bustillo, 2010). El uso de estos hongos para el control de este picudo lo han considerado varios investigadores (Mesquita et al. 1981, Peña et al. 1995, Giblin-Davis et al. 1996). Por otra parte, Giblin-Davis et al. (1996) demostraron que el nematodo Steinernema carpocapsae fue eficaz sobre larvas de M. h. sericeus.

Literatura citada

Bustillo, A. E. 2010. Parasitoides, predadores y entomopatógenos que afectan las plagas de la caña de azúcar en Colombia. Cenicaña, Colombia, Carta Trimestral. S. p.

Cerda, H.; Fernández, G.; López, A.; Vargas, J. 1996. Estudio de la atracción del gorgojo rayado Metamasius hemipterus (Coleoptera: Curculionidae) a olores de su planta huésped y su feromona de agregación. Caña de Azúcar, 14 (2): 53-70.

Gallego, F. L.; Vélez, R. 1992. Lista de insectos que afectan los principales cultivos, plantas forestales, animales domésticos y al hombre en Colombia. Universidad Nacional de Colombia - sede Medellín, 71 p.

Giblin - Davis, R. M.; Peña, J. E.; Duncan, R. 1996. Evaluation of entomogenous nematodes and chemical insecticides for control of Metamasius hemipterus sericeus (Olivier) (Coleoptera: Curculionidae). Journal of Entomological Science, 31: 240-251.

Gómez, L. A.; Lastra, L. A. 1995. Insectos asociados con la caña de azúcar en Colombia. En: El cultivo de la caña en la zona azucarera de Colombia, p. 237 – 263. Eds. Cassalett, C., Torres, J., Isaacs, C., Cenicaña, Cali, Colombia, 412 p.

Lastra, L. A.; Gómez, L. A. 1984. Tiempo de exposición de semilla, como un factor que afecta los niveles de población del Rhynchophorus palmarum L. y Metamasius hemipterus L. en dos variedades de caña de azúcar; y evaluación de medidas de control. En: Primer Congreso de la Sociedad Colombiana de Técnicos de la Caña de Azúcar, (Tecnicaña). Cali, Colombia, Memorias. Tomo 1, p. 195-208.

Lastra, L. A.; Gómez, L. A. 2006. Efectos de la cosecha en verde sobre los insectos asociados con la caña de azúcar. CENICAÑA, Colombia, Serie Técnica, no.35, p. 69-81.

Mesquita A. L. M.; Lucchini, F.; Alves, E. J.; Caldas, R. C. 1981. Influencia dos fatores ambiental no grau de parasitismo de Beauveria bassiana sobre Cosmopolites sordidus e Metamasius hemipterus, em cultivo da bananeira. Pesquisa em andamento - EMBRAPA, Centro Nacional de Pesquisa de Mandioca e Fruticultura., no. 14, Aug 1981.

Peña, J. E.; Giblin-Davis, R. M.; Duncan, R. 1995. Impact of indigenous Beauveria bassiana (Balsamo) Vuillemin on banana weevil and rotten sugarcane weevil (Coleoptera: Curculionidae) populations in banana in Florida. Journal of Agricultural Entomology 12: 163-167.

Pérez A. L.; Campos, Y; Chinchilla, C. M.; Oehlschlager, A. C.; Gries, G.; Gries, R.; Giblin-Davis, R. M.; Castrillo, G.; Peña, J. E.; Duncan, R. E.; González, L. M.; Pierce, H. D. Jr.; McDonald, R.; Andrade, R. 1997. Aggregation pheromones and host kairomones of West Indian Sugarcane Weevil, Metamasius hemipterus sericeus. Journal of Chemical Ecology, 23: 869-888.

Posada O., L. 1989. Lista de insectos dañinos y otras plagas en Colombia. ICA, 4ª ed. Bogotá, Boletín Técnico No. 43, 662 p.

Weissling, T. J.; Giblin-Davis, R. M. 2010. Silky Cane Weevil, Metamasius hemipterus sericeus (Olivier) (Insecta: Coleoptera: Curculionidae). Document EENY-053 (IN210), Entomology and Nematology Department, Florida Cooperative Extension Service, IFAS, University of Florida. http://edis.ifas.ufl.edu.

Weissling, T.; Giblin-Davis, R.; Center, B.; Heath, R.; Peña, J. 2003. Oviposition by Metamasius hemipterus sericeus (Coleoptera: Dryophthoridae: Rhynchophorinae). Florida Entomologist, 86 (2): 174 – 177.

Herramientas personales